Regístrate



Se enviará la contraseña a tu correo electrónico.
Sabías que
  • Para saludar un iyawo toca tu corazón con tu mano de derecha y dile SANTO!
  • Durante el año de iyaworaje los santeros se les llama iyawo, nunca por su nombre!
  • Los santeros pasan un año vestidos de blanco (iyaworaje)
  • Orula se saludo diciendo Iboru, Iboya, Ibosheshe (completas las 3 palabras)
  • Si tienes Mano de Orula, al estar en presencia de un Babalawo debes saludarle a Orula
  • Los Orishas (santos) no bajan en sesiones de espiritismo
  • Los Babalaos nunca entregan Eleggua de Ota (Piedra)
  • Los Orishas (santos) solo hablan por el Caracol y el Coco
  • Los Babalawos no entregan collares de Osha! Solo los Santeros
  • El Eleggua que entregan los santeros es una PIEDRA! Nunca de Cemento
  • No existe el Eleggua espiritual! Eso es una estafa
  • Solo los babalawos entregan guerreros!

iworos.com es un portal que comparte informacion de espiritismo, osha e ifa para creyentes, iniciados, santeros y babalawos - Radio - Descargas - Libros

Nuestro Ori necesita y absorbe toda la actividad de nuestro campo emocional y canaliza esa vibración hacia órganos y sistemas de distribución de nuestro cuerpo… Por eso cuando uno se siente con un estado de euforia, todo el cuerpo es un conjunto armónico… La vibración más elevada es el Amor

Pero, si por el contrario estamos intranquilos por un problema, podemos generamos molestias estomacales, llegamos a dormir mal, y nuestro sistema inmunológico baja de calidad, lo cual puede generar problemas hasta de tipo infeccioso. Una vibración densa también llega a afectar el campo psicológico. Podemos sentirnos inseguros, llegamos a perder el interés por las cosas, nos dejamos invadir por el desanimo, etc… Pero el origen es emocional y espiritual a la vez… La vibración ha sido atacada en su centro y se crea la disonancia… A esto le llamamos ‘desequilibrio de nuestro Ori’.

Ori recibe el impacto asincrónico invisible y silencioso y lo transmite a la parte física. Por consiguiente, la energía del órgano al cual va canalizado el fluido comienza a perder equilibrio. No llega al ritmo deseado, ha bajado su frecuencia y si esto persiste durante un tiempo, pasaremos del nivel de leve interferencia a un ruido interno que irá “in crescendo”, para finalmente desembocar en dolencia… Curiosamente, el cuerpo es el último en manifestar el caos vibracional de nuestro Ori, aunque es el que “materializa” la consecuencia de la enfermedad emocional debido a un desequilibrio general… porque, cuando Ori no funciona en correcto equilibrio, el resto del cuerpo inicia un proceso de deterioro paulatino que lo va afectando todo en nosotros.

Las energías vitales son una fuerza o impulso vital sin la cual la vida no podría ser posible, se trata de una fuerza-entidad especifica distinta a la energía estudiada por la física y otras ciencias naturales, que actuando sobre la materia organizada daría por resultado la vida tal y como la conocemos… O sea, a nuestras propias vidas de las cuales Ori es su centro y razón, aunque esa ciencia de los hombres sea incapaz de reconocer esta realidad porque no puede verse, ni medirse… ¡Porque Olodumare en cada uno de nosotros no puede ser medido ni condicionado por ciencia humana alguna..!

Esta postura se opone a las explicaciones mecanicistas de la ciencia que presentan la vida como fruto de la organización de los sistemas materiales que le sirven de base…

Es un aspecto del voluntarismo que argumenta que los organismos vivos (no la materia simple) se distinguen de las entidades inertes porque poseen fuerza vital (o élan vital, en francés) que no es ni física, ni química. Esta fuerza es identificada frecuentemente con el ‘alma’ de la que hablan muchas religiones…incluyéndonos a nosotros los seguidores de Ifà… Y, es precisamente esa ‘alma’ la que representa nuestro Ori, la partícula de Olodumare que nos anima a todos los seres de Su Creación.

Los vitalistas establecen una frontera clara e infranqueable entre el mundo vivo y el inerte… La muerte, a diferencia de la interpretación mecanicista característica de la ciencia moderna, no sería efecto del deterioro de la organización del sistema, sino resultado de la pérdida del impulso vital o de su separación del cuerpo material… O sea, cuando la vida se nos va, es porque Orì abandona nuestro cuerpo…

Es por ello que Ifà en su Corpus, lejos de vaticinar las superficialidades agoreras que muchos le atribuyen, nos expresa claramente que la salud es el silencio de los órganos, la paz y tranquilidad en el espíritu… donde ‘el síntoma’ es la voz de alarma del organismo, la señal de un desequilibrio, la indicación de que algo anda mal en nuestro Ori como centro rector del todo de nuestras vidas materiales y espirituales… Por consiguiente, debemos asumir que Ori solo puede enfermar, si está bajo en su capacidad de defenderse debido a desequilibrios; entonces los agentes externos: bacterias, virus, antígenos alergizantes, clima, stres, tensiones, e influencias externas, lo doblegan y someten a su nefastas consecuencias… Es por ello que Ori debe ser atendido con regularidad exquisita para que su balance o equilibrio se mantenga siempre en armonía…y, esto es cuidar la fuente máxima de nuestra energia vital…

Nota: (Un artículo de reposición originalmente publicado por mi el 7/5/2013, y cuya propiedad intelectual pertenece a Chief Ifashade Odugbemi, procedente de su libro: ‘Ori, la razón de nuestra existencia’).

 Ifashade Odugbemi en Facebook 

 


Archivado en:

Sobre El Autor

WebMaster

Espiritismo - Osha - Ifa

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.