Crear cuenta



Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.
Sabías que
  • Para saludar un iyawo toca tu corazón con tu mano de derecha y dile SANTO!
  • Durante el año de iyaworaje los santeros se les llama iyawo, nunca por su nombre!
  • Los santeros pasan un año vestidos de blanco (iyaworaje)
  • Orula se saludo diciendo Iboru, Iboya, Ibosheshe (completas las 3 palabras)
  • Si tienes Mano de Orula, al estar en presencia de un Babalawo debes saludarle a Orula
  • Los Orishas (santos) no bajan en sesiones de espiritismo
  • Los Babalaos nunca entregan Eleggua de Ota (Piedra)
  • Los Orishas (santos) solo hablan por el Caracol y el Coco
  • Los Babalawos no entregan collares de Osha! Solo los Santeros
  • El Eleggua que entregan los santeros es una PIEDRA! Nunca de Cemento
  • No existe el Eleggua espiritual! Eso es una estafa
  • Solo los babalawos entregan guerreros!

iworos.com es un portal que comparte informacion de espiritismo, osha e ifa para creyentes, iniciados, santeros y babalawos - Radio - Descargas - Libros

Cómo llegó Efunshé a Cuba es aún un misterio, ya que la mayoría de las fuentes aseguran que ella no vino a la isla como esclava

(Efuché – Fuché, Funché, Efunshé) fue una sacerdotisa Yoruba de la tierra Egbado en Abeokuta, Nigeria, consagrada en Ochosi (ÒṢὸṢόὶ) quien llegó a Cuba como trabajadora inmigrante libre a finales del siglo XIX o principios del siglo XX. El investigador Ernesto Pichardo, cita la década de 1880 como el período probable de su arribo a Cuba.

Las historias orales que nos llegaron hasta nuestros días contienen puntos de vista divergentes sobre la condición de “libre o esclava” que tenía Efúnsè al llegar a la Isla y otro punto en el que las historias divergen está relacionado al hecho de su identificación con el nombre español Ña Rosalía, o Doña Victoriana Rosalía-Efúnsè Wáríkondó. «Ña» sinónimo de señora, fue un trato de distinción, respeto y cariño otorgado en Cuba a los ancianos nativos de África, pero todos aseguran que Efunshe era una princesa africana.

Efunshé pudo haber sido uno de esos pocos africanos afortunados que, siendo pasados de contrabando a la isla antes del decreto de emancipación, ganaron su libertad inmediatamente después de su llegada. Otra posibilidad es que Efunché pudo haber comprado su libertad en otra parte en el Caribe y después haber viajado a Cuba en búsqueda de trabajo.

 

 

En un escrito del investigador John Mason menciona que el oriaté Yrmino Váldes Garriz identificaba a Efuché por el trato honorífico de “Ña Rosalía”. Igualmente, la rama de San José Ochenta identifica a “Ña Rosalía” como la raíz de su linaje.

Los hechos que rodean la llegada de Efunshé no son los únicos enigmas, pues ella está rodeada de otras preguntas por contestar. Efunshé parece no haber dejado ningún rastro de su vida antes de llegar a La Habana. Para comenzar, hay algo de confusión sobre su apellido español: Abreú, Agramosa, Gramosa, Rosalía, y Rosarena todos se han mencionado como apellidos posibles para la princesa Lukumí.

La mayoría de los Olorisa se refieren a ella como Ña Rosalía, o por su nombre Lukumí, Efunshé, pero rara vez mencionan un apellido español. {El pensamiento actual dice que Abreú era el apellido más probable. Otras fuentes aseveran que le trajeron originalmente a un molino de azúcar en la provincia de La Habana, el Ingenio Agramosa (o Gramosa), que perteneció a una familia del mismo nombre, pero hasta el momento, no se ha encontrado ningún expediente de este molino de azúcar.}

Efunshé era una Olorisha altamente respetada y venerada por los Lukumí en La Habana. Ella era Egbado como lo fue también Obá Tero – Ma Monserrate y posiblemente de origen real como aseveré anteriormente. Algunos de sus descendientes religiosos insisten que Efunshé era una princesa en África. Estos acentúan que sus discípulos nunca permitieron que ella caminara en la ciudad; en lugar de ello, la transportaban alrededor de La Habana en una silla sedán. Este énfasis en las raíces reales de Efunshé es posiblemente la justificación del hecho que ella ocupara el papel de la “reina” del Cabildo San José 80. La importancia de Efunshé era indiscutible. Ocasionalmente, su presencia allí llegaba a eclipsar el importante papel del cabildo como institución.

En los años 50, por ejemplo, la investigadora Lydia Cabrera confundió el nombre de Efunshé con el del cabildo que ella dirigía, escribiendo que: Efuché [era] el nombre de un cabildo de La Habana a finales del siglo XIX. Además, Efunshé no tiene ningún descendiente de sangre vivo. Solo se ha identificado una hija con algún grado de confianza: Calixta Morales “Odé Deí”. En aparente conformidad con normas sociales, los Africanos daban a sus hijos nombres españoles, pero muchos Cubanos Lukumí también les daban nombres Africanos extraoficialmente. Odé Deí, por lo tanto, también es conocida por su nombre Lukumí, Atikeké (“pequeño regalo”), un nombre que fue dado generalmente en el reconocimiento de la intervención de una deidad en el nacimiento de la persona. El nombre Lukumí de nacimiento de Odé Deí, sugiere que Efunshé pudo haber tenido problemas para concebir niños y que la consideraban como regalo de las deidades. El expediente oral también menciona a otros 2 parientes, las hijas o las sobrinas, dependiendo de la variante de la historia. Estas 2 mujeres solo se conocen por sus nombres Lukumí, Ashijú y Ashijú’rolá.

Otra posible relación fue Kaindé, un Babalawo asociado al Cabildo San José 80, quién en opinión de muchos, estaba casado con Efunshé. Hay incluso una cierta contradicción con respecto al Orisha de Efunshé. Mientras que la mayoría de los informadores convienen que ella estaba ordenada como sacerdotisa de Oshosi, algunos creen que ella era sacerdotisa de Yewá y por lo menos una fuente la ha conectado con Obatalá. El enlace con Obatalá puede erivar de su nombre, que algunos creen que se refiere al efún, una tiza blanca usada para la adoración de Obatalá.Lo que es seguro es que para los años 1870s, Efunshé y Latuán habían unido fuerzas y habían establecido una sólida reputación en La Habana. Latuán actuaba como Obá Oriaté para todos sus ahijados (Omó Orisha, literalmente, “niño en Orisha”), incluyendo a Odé Deí, que fue ordenada por el primer ahijado de Efunshé en Cuba, Luis Suárez (Oshún Miwá)

A finales de los años 1800s, Efunshé heredó la dirección de San José 80, y ella ordenó a varios Olorishas en La Habana en el último trimestre del siglo XIX. Hasta su muerte a finales de los años 20, ella y Latuán continuaron trabajando lado a lado y Latuán era el Obá Oriaté para muchas de las ordenaciones conducidas por Efunshé . Es altamente probable que Latuán realizara o dirigió los rituales funerarios de Efunshé. La influencia de Efunshé era tan fuerte que incluso la mayoría de los practicantes de la religión Lukumí en La Habana, hoy en día reclaman ser descendientes directos de ella y no del Cabildo San José 80. En su mayoría, los historiadores orales convienen que cuando Latuán y Efunshé dirigieron San José 80, las 2 sacerdotisas eran muy cercanas y expresaban una admiración mutua.

El papel de Efunshé en La División de la Habana no está claro. Obviamente, ella fue participante, puesto que dirigía el Cabildo cuando surgió la lucha. Es absolutamente posible que ella fuera la protagonista principal en la competencia, aunque pudo haber elegido permanecer detrás del escenario. Una variante de la historia de La División de la Habana, insiste que la rivalidad verdadera no estaba entre Latuán y Obá Tero, sino entre Efunshé y su amiga Latuán, pues la mudanza de Latuán a Buena Vista en Marianao ocurrió como resultado de la fricción con Efunshé. Hay muy poca evidencia para apoyar esta teoría; de hecho, hay evidencia fuerte que es lo contrario. Lo que se puede conjeturar es que había mucha cooperación o, por lo menos, un cierto nivel del compromiso entre Latuán y Efunshé, para los rituales de sus 2 linajes, contrarios a los de Obá Tero, que varían poco, si es que varían, hasta nuestros días. Por lo menos, podemos concluir que Efunshé apoyó a Latuán a través de la división, permitiendo que el proceso se desenvolviera solo, lo que eventualmente trajo un resultado que benefició a los implicados.

De acuerdo con la investigadora Irene Wright, luego de la abolición de la esclavitud, varios descendientes de ex esclavos repatriados a África retornaron a Cuba a principios del siglo XX. Al respecto, Wright encontró que durante 1902 – 1907 diez inmigrantes provenientes de África fueron registrados en el censo como establecidos en Cuba.

Efuché vivió en la Calle Quinta, entre Fernandina y Castillo en El Cerro. Su importancia dentro de la Regla de Osha es reconocida por ser una de las responsables por la institucionalización de importantes adaptaciones estructurales entre los Arará y los Lucumí a principios del siglo XX.

Efense consagró a muchas personas y entre sus descendientes de la Regla de Osha podemos citar a la sacerdotisa de Shangó Luisa Arango (Changó Ladé) y la sacerdotisa de Obatalá Andrea Trujillo (Igüin Yimi). Fue Andrea Trujillo por su parte quien inició en la Regla de Osha a la sacerdotisa de Yemayá Susana Cantero “Omi Toké” (en la foto), después de la llegada de esta última a La Habana proveniente de Cienfuegos en 1914.

A- Ella fue la fundadora de la rama Egbado (Matanzas).
B- Ella fue conocida como la “Reformadora de la Religión”
C- En este sentido, se le atribuye la introducción en La Habana de la ceremonia del cuchillo de Osha o Pinaldo.
D- El haber sido quien por primera vez utilizó la figura de “madrina de santo.”
E- Ella introdujo el uso del caurí para la función oracular con divinidades de origen arará y su tirada dos veces para obtener el “odun compuesto”.
F- Ña Rosalía Gramosa “Efuché Warikondó” Introduce la ceremonia “Adosú Osha” que es la entrega de diversas deidades en la ceremonia de iniciación.
G- Respetuosa de las potestades de los Babalawos siempre el “Osún” tiene su carga por Orúnmila.

 Alexei Pérez Fernández 



Archivado en:

Sobre El Autor

WebMaster

Espiritismo - Osha - Ifa

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.