Regístrate
Se enviará la contraseña a tu correo electrónico.

iworos.com es un portal que comparte informacion de espiritismo, osha e ifa para creyentes, iniciados, santeros y babalawos - Radio - Descargas - Libros

Para la gran mayoría de sus seguidores, Òrúnmìlà es el gran profeta de la religión yórùbà

Orula es quien desarrolló el sistema de culto esotérico conocido como Ifá. Por medio del estudio de la naturaleza  humana y divina, Òrúnmìlà descubrió que todo se formula a través de dos niveles de potencialidad.

Gracias a él nos acercamos al estudio de lo animado y lo inanimado, de lo manifiesto y lo no  manifiesto, de mundo visible e invisible, es decir, a la comprensión fundamental de la ontología. Y lo  que es más importante, esta comprensión fundamental provoca la evolución del espíritu humano que, a  su vez, anima la conducta divina, la progresión mundana y, por extensión, la cosmología. Òrúnmìlà, como con todos los profetas, ha sido deificado.

Algunos creen que ocupa una posición  comparable a la del “hijo de Dios”, según la religión Yórùbà. De ahí que se crea que estuvo presente  cuando Olodumare creó a todos los seres. Por medio de su persona concomes la verdad de todos los  seres, y también, su destino. De todas las divinidades Yórùbà es la más esotérica. Actúa y habla sin  tener ninguna imagen física representativa.

A Òrúnmìlà se le conoce a través de los Odù de Ifá.  Los orígenes de Òrúnmìlà se remontan a la leyenda Yórùbà, que cree que nació en el Oeste, en una  familia humilde africana. En su tierra natal lo reconocieron como un niño divino y, aunque pobre y  lisiado, manifestó pronto la sabiduría divina. Cuenta la tradición, que Òrúnmìlà creció con el apodo  de “el hombre pequeño con la cabeza grande”. Su gran inteligencia y su naturaleza divina se vieron  como una bendición del Cielo.

En su madurez, Òrúnmìlà viajó por el continente africano, compartiendo su sabiduría con profetas y  sabios de todo el territorio. Existen evidencia de su influencia en Khamet, el antiguo Egipto, y también,  en la comunidad de Judeo-pre-Cristiana. Pero todas sus enseñanzas fueron para los habitantes de Ile- Ifé. Aquí fue donde Òrúnmìlà construyó su templo en la sagrada colina de Oke-Tase.  La tradición oral describe al sabio como un hombre que vino a Ile-Ifé para enseñar un sistema de ética,  creencia religiosa, y visión mística y que legó sus enseñanzas a todos sus seguidores.

Sin embargo, a  Òrúnmìlà no se le ve como el creador de religión de Yórùbà, sino como creador de su estructura actual. La fecha exacta de su presencia en la Tierra es difícil de determinar. Algunos la datan  aproximadamente entre el 4.000 A.C. al 2.000 d.C., pero no deja de ser mera especulación.

 

 

Dicho esto, la primera pregunta a la que debemos enfrentarnos es la de si Órúnmilá fue un ser  humano, un ente celestial o un Òrìsà. Para encontrar la respuesta no hay mejor lugar que acudir a los  propios textos del corpus de Ifá. Los ese Ifá de Oyeku-Meji y Eji-Ogbe nos detallan que, desde el principio, Oba Ajalorun estaba solo  cuando no existía nada, no había luz, sólo intensa oscuridad. Oba Ajalorun, entonces, pensó que las  cosas estarían mejor si creara unos ayudantes.

Así que, formó a Órúnmilá, como el segundo al mando  de la Tierra, y a Ajagunmole como Oluwo (Sumo Sacerdote) de los cielos. Oba Ajalorun decidió, pues, enviar a Órúnmilá un mundo donde no había tierra, ni luz, ni agua. Órúnmilá pasó cerca de  200 años en este mundo desolado antes de que el agua (Olalore) tan siquiera existiese. Levitaba sobre  una especie de fango, que agitaba cada vez que él se movía. Después de pasar 207 años sobre este  fango acuoso, alzó su voz y le rezó a Oba Ajalorun, Ise ori ran mi ni mo je, Oro Ajalorun ko se ko sile, Adagbe ko ye ni laye.

Hago lo que mi creador me ha encargado hacer,  nadie puede negarse al mandato de Oba Ajalorun,  pero vivir solo no es bueno para nadie. De esta manera rogó para que le diera vida a algunos ayudantes. Oba Ajalorun llamó a Órúnmilá al  Cielo, junto con Ajagunmole. Oba Ajalorun formó a Èÿú a partir de una piedra dura, fuego y aire.  También animó a siete espíritus, Orisanla (Obatalá), ariro o alagemo (el camaleón) y a Oduduwa;  y les rogó que bajasen a la Tierra. Órúnmilá y sus compañeros bajaron y levitaron sobre Olalore (el  fango acuoso). Cada vez que alguien deseaba trasladarse, lo hacía por medio de una onda, que lo llevaba de una parte a otra; pero, al mismo tiempo, todos se bamboleaban de un lado al otro, al tiempo  que decían o on mi (‘en mí’, en Yorùbá).

Órúnmilá y las primeras creaciones de Olódùmarè, pasaron, doscientos siete años sin poder verse  entre sí, salvo cuando algún relámpago, los hacía visibles muy brevemente. Así que Órúnmilá volvió  a rezarle a Oba Ajalorun estas palabras, tal como lo registra Oyekun-Meji: Iwo oye, Emi oye, Oye sese n la loke, Omo araye se boju ti mo ni. Olódùmarè es la comprensión, yo soy la comprensión, Que cada vez que hay un rayo,  La gente del mundo siempre piensa que amanece.

Oba Ajalorun accedió a su petición y creó la luz del día. Sin embargo, hubo una gran diferencia entre  la luz del día y la absoluta oscuridad de la noche. Así que, después de otros veinticinco años,  Órúnmilá pidió luz para iluminar las noches, y Dios creó la luna y las estrellas. Después de esto, Oba Ajalorun creó los dieciséis ancianos del Cielo (Eji-Ogbe) y las huestes  celestiales (Orangun-Meji), donde volvió a mostrarse una nueva visión de la verdadera naturaleza de  Órúnmilá.

Oba Ajalorun seleccionó a cuatro, de entre las huestes celestiales, y a siete de los ancianos del Cielo  para que acompañasen a Órúnmilá en el cometido de hacer de la tierra un lugar mejor. Olofin Orun  –otro nombre para Oba Ajalorun– ordenó a los siete ancianos elegidos que brincasen tres veces para  que les brotasen plumas y les permitieran volar hacia la tierra. Entonces, Oba Ajalorun denominó a  estos ancianos celestiales Ajuba, o ángeles. Los mandó ante la presencia de Órúnmilá, y les advirtió

Con el tiempo esa expresión derivó en omi, palabra que designa al agua en Yórubà. que no agitasen sus plumas ante él y que lo respetasen porque él mismo los había reclamado a ellos,  concretamente. Órúnmilá llegó al mundo, por tercera vez, con la bendición de inmortalidad de Oba  Ajalorun, y fue a visitar a los ancianos, antes que ninguna otra cosa.

 

 

 Frank Rico awo ni orunmila Ofunsa en Facebook 

 


Archivado en:

Sobre El Autor

Frank Rico

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

iworos.com es una pagina web que sirve de soporte a una iniciativa sin fines de lucro,
por lo tanto apegada a la legislación vigente, no esta facultada para hacer ni recibir cobros de ningún tipo.
Cualquier recibo o factura comercial con el logotipo o el nombre de iworos.com es parte una estafa