Crear cuenta



Hemos enviado la contraseña a su correo electrónico.
Sabías que
  • Para saludar un iyawo toca tu corazón con tu mano de derecha y dile SANTO!
  • Durante el año de iyaworaje los santeros se les llama iyawo, nunca por su nombre!
  • Los santeros pasan un año vestidos de blanco (iyaworaje)
  • Orula se saludo diciendo Iboru, Iboya, Ibosheshe (completas las 3 palabras)
  • Si tienes Mano de Orula, al estar en presencia de un Babalawo debes saludarle a Orula
  • Los Orishas (santos) no bajan en sesiones de espiritismo
  • Los Babalaos nunca entregan Eleggua de Ota (Piedra)
  • Los Orishas (santos) solo hablan por el Caracol y el Coco
  • Los Babalawos no entregan collares de Osha! Solo los Santeros
  • El Eleggua que entregan los santeros es una PIEDRA! Nunca de Cemento
  • No existe el Eleggua espiritual! Eso es una estafa
  • Solo los babalawos entregan guerreros!

iworos.com es un portal que comparte informacion de espiritismo, osha e ifa para creyentes, iniciados, santeros y babalawos - Radio - Descargas - Libros

Esta nota tiene la intención de incentivar a los nuevos y ¿por qué no? a los viejos consagrados, para que nunca dejen el estudio intenso y profundo de Ifá

Sabemos que muchos llegan a Ifá por cumplir con su astral y que en algunos casos, con sólo llegar están cumpliendo son su destino.  Por otro lado, aunque hay personas que llegan a una edad avanzada a la consagración de Ifá, esto no tiene por qué limitar su aprendizaje profundo de las sagradas escrituras.

Es importante, que se tome conciencia de que el aprendizaje de Ifá es lo que realmente nos convierte en sacerdotes. No se debe trabajar Ifá para otros, si no se conoce a profundidad. Mientras no hayamos estudiado Ifá, sólo somos unos iniciados que tenemos nuestro Ifá para nuestra propia veneración, no más. No obstante, hoy en día es muy común ver Babalawos que se consagran en Ifá y que se conforman con un conocimiento básico sobre su sacerdocio. Estos aseguran que con eso “viven”. Para ellos es esta nota, para que entiendan que nuestra prosperidad como sacerdotes (sea de Orisa o de Ifá), siempre va a estar ligada a nuestro conocimiento.

El Babalawo u Olorisa que trabaje la religión, nunca debe conformarse con adquirir conocimiento sólo para “resolver” lo que se le atraviesa, porque ésta religión es inmensamente rica en liturgias, filosofía, historias, conocimiento y sabiduría, de tal manera que no es recomendable conformarse con conocer la orilla, cuando se tiene el mar delante. Y esto no es privativo de nuestra religión, en todas las profesiones sucede que aquellos que estudian, que se superan día a día y se sacrifican más para aprender, son los que van a tener más sabiduría que sus colegas.

Los Babalawos versados en la religión, los que se sacrifican a pesar de que “ya saben”, descubrirán día a día secretos que quienes se conformaron con lo básico, quizá jamás llegarán a conocer o que a lo mucho, conocerán de oídas; van a tener más soluciones a las diferentes problemáticas que se les presenten en sus labores cotidianas y con total seguridad, siempre van a ser quienes serán llamados a dar conferencias y enseñanzas a los demás. Es como dice el refrán: Los Babalawos que siguen estudiando Ifá, más allá de lo que ya saben, serán los Babalawos (los maestros) de aquellos que quieren aprender Ifá, a pesar de que sepan básicamente lo mismo.

Es igual que un médico que sigue estudiando y profundizando una vez que ya se recibió. El doctor que busca aprender más, siempre va a ser el maestro de aquellos que se conforman con lo básico. Un médico que estudia lo elemental, puede tener la experiencia de tener diez operaciones del corazón y quizá de esas diez, se le mueran ocho o nueve pacientes, de tal manera que no será recomendado por nadie, pues no hay quien recomiende a alguien a quien se le mueren sus pacientes en una operación, a no ser que se trate de un enemigo. Los médicos que estudian mucho, podrán tener un poco más de éxito, pero aquellos que diariamente traten de buscar un poco más de sabiduría, serán a fin de cuentas, quienes llegarán tan alto como sus sacrificios se los hayan permitido.

Lo mismo sucede en Ifá, sólo que aquí los sacrificios nos ayudarán a ser reconocidos, no sólo por los hombres, sino por nuestras deidades, que para un religioso es lo más importante.

Los hombres reconocidos siempre serán pocos, siempre se escuchará hablar de ellos y por lo general, su reconocimiento vendrá detrás de un gran esfuerzo,

Muchos religiosos le piden obras a sus mayores y colegas para atraer el iré (bienestar), para que vengan Alejo22 o a su ilê (casa), pero de nada sirve que venga gente a tu casa, si como sacerdote no te preocupas por ser mejor cada día; de nada vale que tu casa se llene un día de Alejos (Neófitos), si no tienes respuesta a sus interrogantes, si no tienes soluciones a sus problemáticas. Considero que la mejor obra o el mejor ébó para tener mucha gente, es el aprendizaje cotidiano, pues día a día vamos descubriendo misterios y secretos que nosotros mismos no conocíamos.

Es común escuchar a muchos religiosos diciendo que sus ahijados los abandonaron, los traicionaron, los dejaron solos, y si bien es cierto que en algunos casos puede que haya razón. Debemos recordar que los que llegan a nuestra casa religiosa, vienen para que les enseñemos, para que les resolvamos, para que los guiemos. Ellos no vienen a jugar al padrino y el ahijado; ellos requieren guía, requieren que le respondamos sus incógnitas y si no hemos estudiado, no van a estar toda la vida tragándose los cuentos de que “fulanito es malo” y “menganejo cobra más”. La gente que llega a la religión, no viene a que le transmitamos todos los chismes que nos sabemos, como es costumbre hoy en día de muchos religiosos, que para poder “competir” con otros, tienen que recurrir a la bajeza de mancillar o calumniar, pues es la única forma que tienen de mostrar que el camino adecuado y correcto, es el estar a su lado, bajo su guía. Pero con estos cuentos no se va a vivir toda la vida, la verdad siempre sale a relucir. Lo mejor sería que ese tiempo que se usa para la “informática” (chismes), se empleara en cultivarse un poco más de forma religiosa.

Con estas notas buscamos cambiar la rutina de los religiosos y evitar la crítica a otros religiosos que se sienten como competencia. La mejor y más honorable competencia que puede hacer un religioso a otro, es tratar de superarlo en los estudios, lo demás no es digno de nadie que se catalogue como religioso.Muchos dicen que no tienen tiempo para estudiar, porque la vida los lleva muy aprisa, algo muy entendible. Pero si una persona no tiene tiempo para estudiar, ¿Cómo es posible que tenga tiempo para trabajar la religión, sin saber ni lo que hace? El estudio es un sacrificio diario, es como subir día a día un escalón de una escalera, que poco a poco nos irá llevando a la prosperidad, pues el mejor camino a la prosperidad, lo encontramos cuando vamos caminando con el conocimiento.

 

El siguiente Ese Ifá (Historia de Ifá), explica cómo el sacerdote que es conformista, no puede esperar la prosperidad y que uno siempre va a cosechar lo que siembra. No se pueden recoger dos hectáreas de cosecha de maíz, cuando sólo se sembraron cien metros. Veamos el Ese Ifá que explica sobre el estudio y sus alcances.

Saniyàn, el que sólo aprendió de Ifá, lo suficiente para comer

Introducción

Ifá dice que si la persona a la que le sale este Odu (Signo de Ifá) es Babalawo, debe aprender Ifá muy bien. Que no se trata sólo de ser Babalawo y de conformarse con lo poco que se conozca, sino que debe aprender Ifá a cabalidad.

Traducción del Ese Ifá

Él dice,

Gbongbola (árbol que tiene muchos frutos),

Realizaron adivinación para Saniyàn,

Quien es hijo de Irosun Tèeré

Saniyàn

Tú ya no aprendes Ifá

Sólo estás comiendo iyán23.

Explicación

Aquí esta Saniyán, quien es hijo de Irosun Teere, quien aprendió un poquito de Ifá y se conformó con lo poco que sabía. Con ese poquito que él aprendió, él vivía. Él dejó de seguir aprendiendo Ifá. Un día consultó a unas personas y éstas le dijeron:

– Disculpe, pero usted no sabe nada de Ifá, usted sólo trabaja Ifá para comer.

Como le habían dicho que en la misma medida que él supiera Ifá, le iban a  dar para comer y vivir, Saniyàn se sintió avergonzado y se prometió a sí mismo estudiar Ifá a profundidad y así, a medida que él iba aprendiendo, Ifá le iba dando más y más prosperidad.

Como podemos apreciar, en el Ese Ifá se expone un claro ejemplo de los alcances que puede tener una persona que sólo estudie Ifá para vivir. Saniyàn habla de quien se alimenta sólo de iyan (puré de ñame) sin más nada, sin ningún otro alimento, pues él sólo se conforma con tener algo con qué comer diariamente e Ifá le da diariamente lo que él se ha ganado. El poco conocimiento que tenía sólo le aseguraba tener iyan para comer, pues Orunmila no le tiene que dar a alguien, lo que esa persona no se esfuerza por alcanzar. Ifá advierte que no basta con aprender un poco de Ifá para vivir, sino que la persona que se consagre en Ifá, debe apegarse muy bien a él y aprender Ifá a cabalidad.

Es algo normal ver religiosos quejándose por su situación económica, pero la falta de conocimiento de la religión, puede ser una de las razones por las que su situación puede ser incluso caótica, pues las deidades no son tarjetas de crédito que nos dan el dinero que queremos tener, sino que son como tarjetas de débito que sólo nos dan, lo que nosotros mismos hemos logrado ahorrar con nuestros sacrificios.

Esta es una invitación a reflexionar sobre el esfuerzo que debemos tomar en cuenta los sacerdotes de nuestra religión, con la finalidad de ser mejores cada día y de tener respuestas a las incógnitas de nuestros seguidores.

Con total seguridad, si tenemos la manera de ayudar a los demás, siempre tendremos la mejor forma de ayudarnos a nosotros mismos.

Nota Aclaratoria del Editor: Este escrito de Leonel tiene muchas enseñanzas que vemos a leguas, sin necesidad de muchas explicaciones. Sin embargo, hoy en día es común ver elementos de ambas tradiciones, que con tan solo días de consagración, ya consideran que son unos eruditos en materia religiosa y se pueden observar dando opiniones en foros y reuniones públicas, demostrando, con una gran serie de mentiras y errores, lo que ellos muy personalmente consideran que debe ser la religión y haciendo las cosas, como ellos creen que es conveniente hacerlas, creando con esto una nueva SECTA de Ifá, como muchas que vemos hoy, en las que inclusive consagran mujeres como sacerdotisas de Ifá, algo que NUNCA existió y que además es litúrgicamente IMPOSIBLE.

Por ello, es preciso que las personas que lleguen a nuestra religión, observen detenidamente el comportamiento de los religiosos en los que vayan a exponer sus consagraciones y guía, no sea que caigan en manos de personas con muy poca preparación y estudio religioso y que comiencen a hacerle “Consagraciones” y “Ceremonias” que luego les sean cuestionadas como falsas o como invenciones de un personaje que para lo único que entró en la religión, fue para buscar dinero fácil y rápido.

Bendiciones y BuenaVibra para todos

 Obba La She ::.. Nerly Yojanna 

 


Archivado en:

Sobre El Autor

Iyalosha - Autora

Iyalosha

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.